¿Somos una generación “llorona”?

Recuerdo muy bien la adrenalina que sentí las primeras semanas de aquella Spanish revolution. Tuits, Sol, tertulias políticas, más tuits: aquello fue casi un milagro. En cuestión de días (casi horas) mi cuerpo había sido tomado por una extraña energía que ponía en mi boca palabras como “España” o “futuro” a razón de un centenar de veces cada 24 horas. Era como si alguien hubiera presionado un misterioso botón y la rebelde que vivía en mí se hubiese liberado. No tardé mucho en comprar mantas y algunos utensilios: estaba dispuesta a unirme a los noctámbulos de Sol.

Sin embargo, mi intentona de convertirme en una ‘indignada’ fue un fracaso. Llegué a unirme a la rebelión dos veces contadas. Enseguida descubrí que no me sentía a gusto protestando o sosteniendo una pancarta. No podía mantenerme ‘indignada’, resignarme a gritar mi situación (sí, licenciada, postgraduada, alto nivel de inglés y en el paro: lo de todos). La energía y la indignación que me consumían, pensé, tenía que canalizarlos por derroteros más fructiferos que la pancarta: tenía que, sencillamente, dejar de llorar y actuar. Salir al mundo y ganarme ese codiciado sueldo y ese trabajo.

Que la democracia española tiene un millón de defectos es algo que no se puede negar: sí, es verdad, “no hay pan para tanto chorizo”, los casos de corrupción abundan y los políticos no brillan por la ilusión y la confianza que generan. Además, atravesamos una histórica crisis económica en la que, como ocurre en tantísimas ocasiones, los inocentes han terminado pagando el pato. Pero decir que en este país no tenemos una democracia real me parece un insulto a nuestros padres y a los ideales por los que ellos lucharon.

 

sol indignados 15M

Acampadas en Gijón. FOTO: Javi Sánchez de la Viña

 

Si hay algo que me disgusta del 15M es la autocompasión que yace en su trasfondo: protestamos porque no nos gustan los políticos; porque el sistema no convence; porque no tenemos trabajo ¿Y qué ganamos con ello? Poco. Podríamos tomar las riendas de esta sociedad que tan poco nos gusta, como lo hicieron nuestros padres durante la transición. Podríamos sustituir a esos políticos (“ser” ellos), cambiar los ideales vigentes, levantar una sociedad mejor. Pero cuánto más fácil es limitarse a protestar a ver si alguien nos hace caso, desde la esquina.

Recuerdo a las muchas personas con las que compartí aula en la universidad. Una inmensa mayoría de ellas no se dedican a la profesión (el periodismo) porque dicen que “no hay trabajo” (en lo que se refiere a crisis a mi profesión le ha tocado el gordo). Eso sí, cuándo yo (que sigo en mi empeño en encontrar un sitio en este mundo, porque ni sé, ni quiero hacer otra cosa) les preguntaba qué habían hecho para buscarlo me contestaban que “nadie había contestado a sus e-mails“. “La cosa está muy mal, qué le vamos a hacer”, se lamentaban ¿Eso es iniciativa? ¿Ganas?

Añadiré una sola frase. Se la oí a un profesor y la he convertido en mi lema del año. Decía, “quien quiere algo de verdad encuentra un medio; quien no encuentra una excusa”

Menos llorar y más mover montañas.

@Su_Urruti

 

Comments
2 Responses to “¿Somos una generación “llorona”?”
  1. John Galt dice:

    Totalmente de acuerdo, más que indignados, son pedigüeños😀

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] verdad absoluta, esa es que la indignación no hecho más que crecer en este país. El año pasado muchos miramos con cierta suspicacia aquello de “exigimos una democracia real” (¿pero cómo real? ¡Ni que viviéramos en la época de Franco! ¿Qué tonterías estaban […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: