España: escuece la herida

SUSANA LÓPEZ-URRUTIA

La indignación contamina el aire en las calles de Madrid. Se te pega a la piel. Se respira en las esquinas.  A los españoles nos han hecho daño. La herida duele y ha abierto brechas que -creíamos- ya estaban cerradas. Lo que he visto y oído estas semanas me fascina y me turba. Me dice un compañero que exagero, que no es para tanto. Puede ser. El tiempo despejará las dudas.

Escena de la marcha laica en Sol | Gonzalo Arroyo

Os cuento una escena que me caló especialmente: Sol. La Policía forma un rígido cordón para impedir la entrada / salida de la plaza, donde tiene acorralados a un puñado de ‘indignados’ que se manifiestan contra la violencia policial. Llega una  mujer, joven. Me fijo en ella porque sobre su pecho, agarrado con varios pañuelos, sostiene a un bebe precioso de unos 6 meses. Quiere atravesar la barrera. Explica a un agente que vive en la plaza. Debe rodear, le ordena el antidisturbios. La conversación transcurre con normalidad, sin subidas de tono. La mujer se marcha y, a los cinco minutos, veo cómo se cuela en la plaza con el niño. Inmediatamente un agente le grita “eh, ¡a dónde vas tú!” Y ante mi estupefacción agarra a la madre, le zarandea y le pega un tortazo (en el brazo).

Mi primer pensamiento fue que aquél policía se había vuelto loco. Que se le había ido ‘la olla’, cruzado el cable, llámalo ‘x’. Aquella situación se resolvió sin más incidentes, pero vi muchas escenas semejantes.  Escenas en las que la cordura, brillaba por su ausencia. 

“Pues te vas a joder, porque ha ganado ZP”, le decía un señor entrado en años a una mujer de unos 70 que paseaba a su perro. “Rojo de mierda, eso es lo que eres tú”, le respondía la señora iracunda. “No me toques, no me toques que me manchas”, vociferaba el hombre.

A medida que la indignación crece en las calles, esa brecha -la de siempre- se hace más patente: ‘progres’ o ‘puretas’; creyentes o ateos; de izquierdas o de derechas; de El País o de El Mundo (por citar dos ejemplos).

La grieta se escenificó ante mis ojos durante la desastrosa ‘marcha laica’. “Perroflautas de mierda, a ver si os ducháis”, clamaba una ‘peregrina’ entrada en años mientras lanzaba un corte de manga. No fue el único que vi. Los ‘laicos’ no se quedaron atrás. “Fuera, fuera”, a base de fuerza e insultos terminaron por sacar a los peregrinos de la plaza. Los gritos que les dedicaron a aquellos críos (“asesinos” “pederastas” “ratas”) todavía resuenan en mi cabeza. No hubo sólo palabras. También hubo patadas y escupitajos.

Esa semana, en Madrid, nadie quedó libre de pecado. La actuación de algunos -muchos- policías todavía me hace dar un respingo en la silla. “O me das tu identificación completa o como te pille te meto una ostia… mochuelo de mierda”, le amenazó uno a una periodista. “Pego porque estoy hasta los cojones”, le dijo otro a un manifestante. Era un hecho conocido entre la prensa. Una palabra mal dicha (a veces, ni eso) te podía costar un mamporro. Los compañeros agarraban sus acreditaciones con fiereza. A pesar de ello, alguno no se salvó de los palos (el vídeo del fotógrafo que es aporreado por la Policía por fotografiarles cometiendo un abuso es escalofriante). Esa noche escribí en Twitter: “¿Qué pasa en este país? ¿Nos hemos vuelto todos locos?” Lo volvería a escribir.

Los policías están quemados. Les han insultado (“ojalá que os muráis todos de cáncer, hijos de puta” les gritó una manifestante). Hasta se les han orinado encima.

Pero los agentes no son los únicos próximos a alcanzar su límite. “Se va a cabar la paz social”, gritan los indignados en sus marchas. No uno, ni dos, sino cientos. La gente en la calle está harta. Y el hartazgo lleva a la irracionalidad. Una mina de la que nunca sale nada bueno.

Foto: Espumeru

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: