En el justo ‘centro’ no está el español

SUSANA LÓPEZ-URRUTIA

Entre sandwiches de jamón y queso y doritos, a eso de la una de la madrugada, saltó la conversación: “Oye, ¿y tú a quién vas a votar estas elecciones?”, preguntó la cumpleañera. A una de las asistentes se le atragantaron las patatas fritas (“¡Por favor, estamos de fiesta, ¡no hablemos de política!”). Fue la única que no quiso entrar al trapo. Siempre hay alguien que reniega de las modas, y la última entre los infelices miembros de la generación perdida (desde que estalló el 15-M) es hablar de política. Con una o dos copas (para que no amargue), mejor. Varios comensales pillaron aquel balón al vuelo y se confesaron, apasionados. Abundó la dialéctica indignadabah, todos son la misma mierda, PSOE, PP…” ; hubo posicionamientos claros: “Yo votaré a Rubalcaba, el tío es listo, y bueno, todo sea porque Rajoy no logre la mayoría. Ya sabéis, los recortes…”. Entonces, uno(a)de los asistentes expresó sus dudas: “No lo tengo claro. Pero podría votar al PP. El PSOE lleva ocho años. Rubalcaba ya estaba. Parece lógico. La reacción unánime de los asistentes fue inmediata: “¿Pero estás mal? ¡Votar al PP!” Saltaron al cuello de el/la susodicho(a) como hienas.

REIVINDICANDO EL EQUILIBRIO. Los partidos parecen empeñados en recuperar esos anticuados y manidos posicionamientos ideológicos que, según la evolución lógica de las cosas, deberíamos estar en el umbral de superar.

La anécdota ilustra una particularidad de la sociedad española -la eterna división entre el ‘progresista’ y el ‘conservador’- que creía próxima a ser superada pero que, muy contrariamente, la crisis ha terminado por agudizar y que -en mi opinión, por supuesto- carece de toda lógica entre los más jóvenes, que nacimos con el dictador enterrado, la Constitución aprobada y un Estado democrático en ciernes. Que los hijos de la Carta Magna reavivemos el viejo pique entre el ‘facha’ y el ‘rojo’ se me antoja una vuelta atrás en una España en la que ni el PSOE es tan ‘de izquierdas’ ni el PP ‘tan de derechas’, pero que a su vez -y más en el contexto de la actual crisis- parece empeñada en recuperar esos anticuados y manidos posicionamientos ideológicos que, según la evolución lógica de las cosas, deberíamos estar en el umbral de superar. Muy al contrario, los partidos se afanan hoy por sacar tajada del viejo rifirrafe para obtener votos. Triste.

La tragedia española existió, sí, pero la realidad es que el tiempo corre infatigable, y los que hoy tenemos veintitantos dejamos ese pasado en las páginas de ‘Conocimiento del Medio’, ‘Ciencias Sociales’ y en las historias de sobremesa de los abuelos sobre la guerra. Ni la mili vivimos los hijos de la flamante democracia española.

Desde este modesto altar, me gustaría reivindicar una vuelta al centro por encima del rojo y el azul (y los aislados verde y rosa) que la escena política nos impone. La doble moral con la que el ‘centro’ se persigue (aparentemente)  y a la vez se desprestigia me indigna. Ser de centro implica ser capaz de liberarse -al menos parcialmente- del velo ideológico y valorar el lógico equilibrio: ser conservador o progresista, a ratos, y según qué; ser capaz de votar PSOE o votar PP según quién, cómo, dónde y cuándo. Actos todos ellos que la sociedad española interpreta como incoherentes. El de centro o es un chaquetero o un ignorante que no se sabe de la misa la mitad. 

Quien compra habitualmente El Mundo no adquiriría El País; quien va a misa los domingos no votaría al PSOE; quien cree en el estado de bienestar no daría su confianza al PP, y así un largo etcétera. Por poner un ejemplo reciente: tras los altercados de la manifestación laica contra la financiación pública de la JMJ presencié atónita cómo la sociedad se dividía entre quienes cargaban contra la actuación policial -la izquierda– y quienes lo hacían contra los manifestantes (los ‘antiPapa‘, les adjetivó la ‘derecha‘), como si ambas versiones de la historia fuesen excluyentes, cuando las dos ocurrieron: los manifestantes -en general- se comportaron como cafres y la Policía -también en general- actuó de idéntica forma. Hacer constatar esta evidencia me costó las críticas de unos y de otros. Uno de mis seguidores en Twitter me llamó “mojigata” por no “señalar a los culpables” que, aseguró, “siempre los hay”.

“¿A quién vais a votar el 20-N?” No tengo respuesta para la anfitriona de aquella cena. Si pudiera, votaría a un partido centrista, con propuestas que oscilasen moderada e indistintamente (a veces) a la izquierda y (a veces) a la derecha, según los requerimientos de cada situación específica. Entiendo que las políticas, progresistas o conservadoras, no son atinadas (o su opuesto) per sé, -como parecemos querer creer cuando nos aferramos tercamente a uno de los lados del espectro ideológico, negando al contrario la razón- sino según cómo y cuándo. Como no tengo esta opción votaré a quien me ofrezca el programa más claro y conciso para lo que ahora urge, que es salir de esta sempiterna crisis. Puede ser PSOE, puede ser PP, puede ser cualquier otro. Puede ser el mismo partido que voté la última vez, o no serlo. Si tengo que ser una ‘chaquetera’, lo seré. Mis lealtades no están con nadie. Más que con las soluciones.

Comments
2 Responses to “En el justo ‘centro’ no está el español”
  1. Oscar dice:

    Muy buena reflexión… Freud afirmaba que cuando dos personas estaban de acuerdo siempre, era porque uno pensaba por los dos.
    En ese sentido si te ves votando siempre al mismo partido, quizás el partido piensa por ti…

    Es curioso que los progres o tolerantes no puedan con opiniones diferentes ¿?…

  2. No conocía esa reflexión de Freud, Óscar. Me ha dado que pensar. Los ‘progres’ tienen su propio dogma -muy conservador- aborrecer al contrario. Pero son más abiertos en las críticas hacia su partido. No obstante, sigo echando de menos el término medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: