Crisis

Resbalaban mis ojos perezosos  por las páginas de algún libro cuando, súbitamente, una frase les hizo pestañear. Decía: “Si los españoles sólo hablásemos de lo que de verdad sabemos, el país se quedaría en silencio”. La cita era del ex presidente, Felipe González. Tras el respingo inicial que, lógicamente, provoca una afirmación semejante salida de los labios de un político, empecé a reflexionar: ¿Qué sabía yo –que me hago llamar ‘periodista’? Felipe había venido a sorprenderme en un momento crítico de mi vida en el que mis ideas e incluso mi propia concepción de mi posición en el mundo se tambaleaban: me había convertido en una ‘pensadora’ ambivalente, que lo mismo respiraba de un lado, que del otro, que de los dos a la vez. Cuanto más ahondaba en cualquier asunto, noticioso o de la vida cotidiana, más me avasallaba sospecha de que las opiniones demasiado contundentes no son otra cosa que una reducción al absurdo de una realidad muy compleja. Y, en mi caso, me sentía impotente, e incapaz de abarcar esa complejidad: no sabía nada.

(…) Cuanto más ahondaba en cualquier asunto, noticioso o de la vida cotidiana, más me avasallaba sospecha de que las opiniones demasiado contundentes no son otra cosa que una reducción al absurdo de una realidad muy compleja (…)

En ese momento abrumador, la intervención de un amigo artista vino a darme algo de luz: me enseñó la obra de otra artista –un puzzle gigante-. Cada pieza representaba la visión individual de una persona sobre el concepto específico planteado. La pluralidad de visiones forzaba al espectador a ir más allá de la definición clásica del concepto y ocurría algo mágico: lo simplón y fácil (así son las etiquetas) se transformaba, y repentinamente se mostraba complejo, incoherente a ratos  y lleno de matices. La realidad misma: el puzzle.

En ese instante me imaginé a los medios de comunicación como grandes multinacionales fabricantes de piezas. Los periodistas somos simplificadores profesionales: cogemos un asunto arduo y espinoso y lo enlatamos en un titular o en tres minutos de informativo. Junto a la -tendenciosa- visión del mundo que nosotros aportamos compiten las de otros ‘fabricantes’ –unos más discretos que otros-: los artistas, los gobiernos, los ciudadanos. Todas ellas, como la nuestra, suman en la composición del cuadro. ¿Quién, en un panorama semejante, puede permitirse el lujo de creerse en posesión de ‘la verdad’ o  pretenderse un ‘experto’?  – me pregunté.

Mi imaginación voló entonces un poco más y dibujé a una persona acumulando, tras horas de trabajo, el resultado de juntar diez o quince piezas de las millones disponibles. Imaginé a esa persona, a la que tanto le había costado sacar aquella imagen del batiburrillo, defendiéndola con fiereza, desechando todas las piezas que no casasen con las inmediatamente colindantes a las suyas. Encontrar la coherencia en este mundo es difícil, -reflexioné. Aspirar a conocer todas las caras de la realidad, impensable.  Limitarse, sin embargo, a vivir alrededor de tres o cuatro certezas y defenderlas con uñas y dientes parece mucho más sencillo y asequible. Y, desde luego, aporta más seguridad.

Decía mi amigo que hay que estar dispuesto a poner el ‘sistema’ en crisis para poder aspirar a perfeccionarlo. Y digo yo que quien no tiene crisis es, sencillamente, un ciego y un sofista incapacitado para crecer y superarse: se aplica al saber. Se aplica a las personas. Se aplica incluso, por buscar un ejemplo actual, a nuestra renqueante UE. Las crisis estallan porque su existencia va en la naturaleza del verbo ‘evolucionar’.  Cuando llegan sólo caben dos opciones: colocarse una tirita en el brazo y una venda en los ojos o dudar, abrir la mente, hacer un replanteamiento valiente y, con suerte, salir mejor de lo que entramos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: